Nada ha sido más veloz en la historia.

Como si estuvieras jugando Gran Turismo Sport, Porsche es definitivamente la referencia absoluta en el Nurburgring Nordschleife, con el 919 Hybrid Evo gracias a su vuelta de 05:19.546.

Hace algunas semanas, la marca hizo exactamente lo mismo en el circuito de Spa, al imponer el tiempo superior incluso al que Lewis Hamilton hizo durante la clasificación del Gran Premio de Bélgica el año pasado con su Mercedes AMG de Fórmula 1. Esto significa, que la evolución del 919 (ganador en Le Mans 2015, 2016 y 2017), es de hecho más rápido que un F1 contemporáneo.

Por si no lo sabías, este auto cuenta con un motor V4 turbo (sí, cuatro cilindros en V) de 720 caballos, junto a un sistema eléctrico.
Quienes estuvieron allí, cuentan que el récord fue batido dos veces, primero con un tiempo de 05:24.375 y luego el oficial. Timo Bernhard, piloto del 919 Evo, luego del tiempo antes mencionado, pidió intentar de nuevo porque sabía que podía mejorar y así fue.

Me parece que vale mucho la pena mencionar que el récord anterior, que estuvo vigente desde 1983, también fue establecido con un Porsche. El piloto fue Stefan Bellof a bordo de un 956.
Éste alemán, que de no haber fallecido luego de un accidente en 1985 durante los 1000 km de Spa, pudo haber sido una leyenda alemana en la F1 antes que Michael Schumacher.