Sólo 3 de 5 estrellas.

En esta ocasión el Suzuki Jimny fue sometido a las pruebas de impacto de la asociación europea, en donde no le fue nada bien. Y es que de inicio, su diseño exterior con formas completamente rectas hace que la seguridad para los peatones y ciclistas sea nula, además, las pruebas reportaron que el sistema de ayuda de frenado autónomo funciona bien a baja velocidad, pero si hay poca luz, comienzan los problemas.

El modelo probado fue el 1.5 GLX con un equipo de seguridad estándar, donde los resultados fueron: 73% de protección para ocupantes adultos, 84% para los niños en el asiento trasero y un 52% para externos. Estos números no se oyen nada mal, pero hubo varias fallas que le restaron ´puntos´.

En la prueba de impacto frontal, la presión del airbag del conductor fue insuficiente, el efecto es que el conductor golpea el volante. Además las pruebas marcaron que el habitáculo se deformó extensamente, principalmente alrededor del marco de la puerta.

En la prueba de impacto trasero, los asientos delanteros y las cabeceras ofrecen protección contra lesiones por latigazo cervical; mientras que los ocupantes traseros no tienen una protección suficiente.

Esperemos que la marca considere los resultados de estas pruebas para mejorar la seguridad en este auto y proteger tanto a pasajeros como externos.

Facebook Comments