Aceleran y frenan duro.

Tú ya conoces este tipo de MINI: el Clubman que apareció en 2007 y el Countryman que llegó casi cuatro años más tarde (2010).
Ahora, los de Oxford presentan las versiones más potentes que hayan existido de estos dos MINI no tan minis: ambos con potencias superiores a los 300 caballos.

Lo anterior resulta a partir de un cuatro cilindros con turbo de 2.0 litros, 306 caballos y 332 libras-pie acoplados a una caja automática de ocho relaciones.
Con esto, aunado a un sistema de tracción integral, el Clubman acelera de 0 a 100 km/h en 4.9 segundos y 5.1 segundos para el Countryman.

Desde mi punto de vista, lo que MINI ha logrado con este motor es de aplaudirse. No sólo ha aumentado 75 caballos y 73 libras-pie con respecto a los JCW anteriores, sino que gracias a la inyección directa y el turbo, ha logrado una potencia específica superior a los 150 caballos por litro. Esto significa que además de ser un motor poderoso, también es eficiente.

Además del cuatro cilindros y la transmisión de ocho marchas, estos autos cuentan con un sistema de tracción integral que lamentablemente es primordialmente tracción delantera.
Para detener todo el conjunto, la marca le ha puesto frenos con pinzas de cuatro pistones y discos de 330 milímetros en el eje delantero fabricadas por Brembo.

Por cierto: aunque sólo sea en el caso del Clubman, las luces traseras inspiradas en el Union Jack están incluidas.

Ficha técnica 
Tipo:L4 turbo
Desplazamiento:2.0 litros
Potencia:306 caballos
Torque:332 libras-pie
Transmisión:TA x8
TracciónAWD
V020718

Facebook Comments