Reviviendo leyendas!

La historia del 935 inició en 1976 cuando la marca modificó un 930 turbo de calle para competir en carreras de gran turismo; sus principales rivales eran los BMW M1, Ferrari 512 BB, Ford Capri y el Lancia Beta Montecarlo del Grupo 5. El 935 logró conseguir más de 150 victorias en todo el mundo, entre 1976 y 1984.

Con esta historia de éxitos, Porsche Motorsport decidió rendir homenaje al 935 construyendo un nuevo auto; así, el año pasado se lanzó la segunda generación de este, el cual tiene con un motor boxer de seis cilindros que entrega 700 caballos. El uso de aluminio y fibra de carbono en su carrocería hacen que este gran turismo pese 1,380 kilogramos. Su producción está limitada a 77 autos y tiene un costo de 701.948 euros.

Hoy, la marca ha anunciado que los dueños de esta edición limitada podrán customizar la pintura de la carrocería, teniendo como opción siete modelos de diseños legendarios de Porsche utilizados en las carreras.

La lista de pinturas es encabezada por el diseño que combina rojo y blanco utilizado en 1970 por el equipo de Porsche Salzburg, equipo ganador de las 24 horas de Le Mans.
Otro de los diseños también en rojo pero con detalles en amarillo es el usado por el equipo Momo Racing del grupo 5 en Silverstone, Spa y Watkins Glen conducidos por el italiano Gianpiero Moretti, fundador de MOMO.

El diseño de SACH, blanco con lineas en tonalidades azules entra en este top por haber conseguido victorias en Le Mans y en las 12 horas de Sebring durante los años 70 y 80 a manos del piloto estadounidense Dick Barbour.

Dos opciones más de pintura en negro pero con diferentes colores complementarios son los de los equipos INTERSCOPE y John Player Special.
El primero con detalles en rojo/naranja/rosa se encargó de llevarse la copa en las 24 horas de Daytona en 1981.
La combinación elegante de negro con toques dorados fue ocupada por el equipo Kremer Racing quien consiguió el patrocinio de JPS.

En 1977 el equipo Kremer consiguió el titulo del Campeonato Alemán de Automovilismo a manos del piloto francés Bob Wollek a bordo de un 935 que llevaba los colores de la empresa patrocinadora Vaillant (verde aqua), la cual se dedica a desarrollar de tecnología de calefacción y aire acondicionado.

En lo personal, la pintura de Moby Dick que Porsche había elegido como oficial para la producción de esta segunda generación me parecía excelente; sin embargo creo que de esta selección de siete diseños, el GULF es el mejor!

La elección de esta última pintura se debe principalmente a la victoria de Porsche en el World Sportscar Championship con un 917 en los años 70 y 71. El director del equipo, John Wye, consiguió el patrocinio de Gulf Oil, dandole al auto una pintura azul cielo/naranja realmente llamativa.

Facebook Comments