Adios turbo-lag.

Recordarás que hace apenas un mes Audi nos presentó la renovación de su SUV para siete pasajeros, el Q7; pues hoy los de Ingolstadt han presentado la versión SQ7 TDI.

Cuenta con un motor diesel de 8 cilindros en V biturbo, de 4.0 litros, 435 caballos y 664 libras-pie. Este motor, al igual que el SQ7 del 2016 incorpora un compresor eléctrico (EPC) que ayuda al turbo a funcionar cuando las revoluciones son muy bajas, es decir, el sistema al detectar que la presión del turbo es baja, el compresor empuja aire desde las 1,250 hasta las 3,250 vueltas.
La tracción es permanente en las cuatro ruedas (Quattro) y cuenta con una transmisión automática de ocho marchas. Su velocidad máxima limitada alcanza los 250 km/h. La marca asegura que el 0 a 100 lo logra en 4.8 segundos.

Para disfrutar en cualquier camino, la suspensión es neumática y la dirección progresiva en todas las ruedas, modificando el ángulo de la dirección a medida que viras (las ruedas traseras alcanzan hasta 5 grados de giro). Si eliges el paquete de suspensión avanzada opcional, la suspensión tendrá un rodillo activo con estabilizador electromecánico.

Para frenar semejante mounstro, Audi decidió colocarle discos de 370 milímetros al frente con pinzas en negro o rojo con logotipos ‘S’ y como opción puedes pedir los carbono-cerámicos con diámetro de 420 milímetros para el eje delantero y 370 milímetros para el trasero con pinzas en color gris antracita.

En cuanto al interior, el diseño de los elementos es prácticamente idéntico al Q7. Los cambios vienen en los materiales pues en la SQ7 se ocupa Alcántara y piel en la tapicería de asientos y puertas; mientras que en las aplicaciones el aluminio cepillado sobresale, aunque si eres fan de la fibra de carbono, puedes pedir el cambio de material.

La conectividad de este auto presume ser muy amigabe, ya que cuenta con MMI navigation plus, Wi-Fi, control mediante voz natural y Audi connect (información de tráfico, navegación con Google Earth, radio híbrida, el servicio de voz de Amazon basado en Alexa y servicio de información de semáforos).

En cuanto al diseño exterior, de igual forma que en el interior cuenta con ligeras diferencias respecto al Q7 a secas. Elementos que lo hacen ver un poco más deportivo, tal como la doble punta circular en cada escape o los rines de 20 pulgadas. Por supuesto los anagramas S, no pueden faltar!

Estará disponible en Europa desde finales de septiembre y aunque aún no se habla de los planes para comercializarse en América, cruzamos los dedos para que esto suceda.

Facebook Comments