La octava es la vencida.

“No Corvette has ever felt so comfortable, nimble and yet completely stable.” – Tadge Juechter (Corvette executive chief engineer).

Luego de ocho generaciones a lo largo de 66 años (nació en 1953), todo parece indicar que Chevrolet finalmente se ha tomado la concepción del Corvette muy en serio. Bueno, por lo menos en papel eso es lo que parece y en ese sentido ya se nos antoja mucho ponerle las manos encima, pero vamos por partes.

Como ya se sabía desde hace tiempo, a diferencia de sus antecesores, el nuevo Corvette cuenta con el motor en una posición central trasera, en lugar de la central delantera que se usó últimamente.
Como debe ser en un auto deportivo estadounidense, el propulsor es un V8 atmosférico de 6.2 litros (LT2), 502 caballos y 470 libras-pie; cuya potencia baja al suelo mediante las ruedas traseras.
Entonces, el nuevo Corvette aún conserva su tradicional V8 de bloque ‘pequeño’, pero ahora está acomodado justo detrás de la cabina, o sea que Chevrolet finalmente le ha dado una arquitectura al Corvette similar a lo que Ferrari, Lamborghini, McLaren, et al; han usado desde el siglo pasado (más vale tarde que nunca, no?).
A partir de todo lo anterior, el nuevo Corvette es dinámicamente hablando, el más capaz en la historia, sobre todo porque además de acelerar muy bien (como siempre lo ha hecho), ahora es más equilibrado en curvas y por ende, más fácil de conducir.

Retomando la idea del primer párrafo, considero que este auto finalmente va en serio vs sus homólogos de todo el mundo gracias a que en GM por fin han cuidado mucho más los detalles que antes. Por ejemplo: la suspensión cuenta con coil-overs y eje delantero puede elevar el frente del auto para evitar dañarle en rampas. Los neumáticos, además de tener un sensor de presión normal; alertan por medio de la computadora de viaje si la temperatura está excediendo la presión máxima. El carter, que es seco y por ende permite que el motor vaya lo más cercano al suelo posible, tiene un diseño con bombas muy potentes con lo que la lubricación está garantizada a pesar de que las fuerzas laterales superen 1G.
La caja de velocidades incluye dos embragues y ocho marchas, algo nunca antes visto en un Corvette, aunque lamentablemente la transmisión manual ya no estará disponible.

El C8 puede recibir una de tres diferentes opciones de asientos: GT1, GT2 y Competition Sport. La primera de ellas es la que viene de serie y seguramente es la más cómoda de todas, la opción intermedia (GT2), incluye calefacción y ventilación; mientras que los Competition están pensados para quienes amamos conducir en circuito. Por si fuera poco, cuenta con dos cajuelas: una adelante y otra atrás. La trasera, puede recibir una bolsa de bastones de golf, tamaño estándar.
Honestamente, ninguna de las características antes mencionadas es completamente nueva para este tipo de autos, sin embargo es una muy buena noticia que por primera vez en la historia el Corvette ya cuente con ellas.

Eso sí: aunque el sistema de frenos es fabricado por Brembo, me extraña que en el eje delantero solamente existan cuatro pistones en cada pinza en lugar de seis, como sucede en cualquier otro súper-auto. Seguirán teniendo líquido de frenos DOT3? Esperemos que no…

Por otro lado, me parece que la relación de giro en la dirección se queda lejos de la media para este tipo de auto con unos 15.7:1 (un Porsche 911 Carrera S y similares tienen menos de 14:1).

No podía dejar de mencionar la cuestión estética y aunque mi formación profesional no es la de un diseñador, con el tiempo he aprendido ciertas nociones al respecto. Bajo esta tónica, considero que sus proporciones no son precisamente adecuadas. Sin embargo, me parece que será mejor esperar a verlo en persona para dar una opinión objetiva al respecto. Mientras tanto, tú qué opinas?

Ficha técnica 
Tipo:V8 atmosférico
Desplazamiento:6.2 litros
Potencia:502 caballos*
Torque:470 libras-pie
Transmisión:TA x8
TracciónRWD
V020718

*Caballos DIN (369 kW) ~495 HP

Facebook Comments