Estamos tristes (… y con resaca).

Yo aprendí a tener un auto, con un Vocho de 1984 (mi año). Fue mi objetivo durante el verano de 2002, cuando tuve mi primera chamba en la vida, trabajando en la web de una inmobiliaria.
Ese Volkswagen que era originalmente rojo, pero repintado ‘arena’ (o sea dorado) fue parte del porque hoy soy el periodista del motor que soy. Lo lave, le puse gasolina, lo pulí, le pagué sus impuestos, lo afiné, bajé su motor, le hice los frenos por primera vez en mi vida a un coche (no lo acabé el mismo día, me fui de fiesta y mi papá lo movió por la mañana dándose cuenta al mismo tiempo que no tenía balatas en una calle inclinada, donde aún viven).

Ese Vocho era conocido como ‘El Meteoro’, no sé exactamente porque, pero al igual que el auto, el nombre tenía carisma. Era un auto con el que iba a la prepa durante la última parte de ésta e inicios de la universidad. Fue nuestro corcel para ir de antro, fiesta y todo lo propio de esos tiempos.
Su velocímetro no jalaba, así que para saber la velocidad que llevábamos, nos asomábamos por la ventana para mirar los velocímetros de otros autos para saber “qué tan duro” íbamos. Spoiler alert: nunca pasamos de 110 km/h…

El Meteoro era amado por propios, odiado con temor, por extraños (que creyeron que era tan rápido como un Ferrari por el sonido que hacían sus headers) y aunque era un proyecto a medio acabar, incluso las amigas/novias lo querían.
Pocos autos que he conducido en mi vida, los cuales han sido casi tantos como un valet parking de la Condesa, han tenido tanta onda como este Volkswagen Sedán.

Hoy, después de la resaca que arrastré después de la gran fiesta que Volkswagen ofreció por sus 65 años en México, recuerdo al Meteoro y caigo en cuenta que luego de 65 años, con el fin de producción del Beetle, la producción de tal legendaria silueta ha acabado.
Seamos honestos: el Beetle nunca fue un ‘super-ventas’ y jamás volverá a tener ese efecto halo que el Vocho provocó en sus días. Dejar de producirlo era lógico.

Definitivamente, en lugar de lamentarnos, creo que es más sano pensar en lo que viene y no sólo me refiero a los nuevos Jetta GLI o T-Roc, sino también a los modelos ID, ID Crozz, ID Vizzion, ID Buzz, ID Buggy, etc. Quizá uno de ellos, se convierta para las nuevas generaciones en lo que hace años fue nuestro amado Vocho. Que así sea!

El Vocho/Beetle en México:
1954 Sedán
1998 Beetle (Mk1)
2003 Sedán Última Edición
2005 Beetle RSI
2011 Beetle (Mk2)
2019 Beetle Última Edición

Facebook Comments