La octava generación se prepara.

La casa de Sttutgart prepara ya el lanzamiento de la octava generación del 911. Por ello, como siempre, se ha dado a la tarea de realizar un programa de pruebas extremas alrededor del mundo.

El factor básico es el clima y para realizar estas pruebas ha enviado un pequeño grupo de 911 a diferentes zonas climáticas.
En el clima caluroso, la temperatura alcanza los 50º Celsius y los componentes a prueba no sólo son el aire acondicionado, también se analiza el comportamiento de la combustión, mientras que en el interior se busca que los componentes no se expandan ni hagan ruidos raros.

En contra parte, las pruebas de frío alcanzan temperaturas de –35º. Aquí lo que se busca es el optimo funcionamiento del arranque en frío, los sistemas de la tracción, el comportamiento de frenado y por supuesto la calefacción.

Los sitios mas importantes de estas pruebas son realizadas en las montañas de Eifel, las pistas de prueba de Nardò, Italia. En América, el Valle de la Muerte en California, el Monte Evans en Colorado. Las pruebas que no pueden faltar son del tráfico en China y por supuesto el circuito de Nordschleife.

En todas estas regiones se busca comprobar la fiabilidad del motor, la transmisión, los frenos, el chasis, sistemas de enfriamiento, desempeño del turbo y por supuesto la conectividad del sistema Porsche Connect. Quizá el mayor reto sea demostrar el óptimo rendimiento del motor debido a los diferentes combustibles que existen alrededor del mundo.

Al final de las pruebas los Porsche deberán haber cumplido alrededor de tres millones de kilómetros recorridos en total tanto en circuitos de competencia como en la ciudad, pues la idea es que puedas usar tu 911 del diario.

Facebook Comments