Le grand petit!

Renault presenta la quinta generación de su auto que más han vendido en Europa, desde 1990.
Además, estrena la plataforma CMF-B que el grupo Renault-Nissan también ocupa en Renault Captur, Dacia Duster y Nissan Micra.

Hablando de diseño, es obvio que los franceses no quisieron arriesgar. Por ello, la nueva cara del Clio parece más un facelift con rasgos de su hermano mayor.

El diseño exterior conserva formas de la cuarta generación, pero con elementos en su carrocería que han sido esculpidos haciéndolo ver musculoso, por ejemplo, el capó ha sido marcado con un par de costillas; la gran entrada de aire frontal en la parte baja y la posición de las luces de niebla también lo hacen ver más deportivo.
Las luces frontales como traseras cuentan con tecnología LED, ambas tienen forma de C, característica de la marca en sus modelos de alta gama.

En el costado, la manija se ha integrado de mejor forma a la aleta de la ventana trasera. Los cristales tienen una moldura cromada que realza su figura y lo hace ver más elegante.

En cuanto a medidas, esta generación es 14mm más corto y 30 mm más bajo, mejorando la aerodinámica, reduciendo el consumo de combustible. Aún así en su interior, presume almacenar 26 litros más que el anterior.

Todo el habitáculo ha sido rediseñado mejorando la ergonomía; además los materiales elegidos ahora son de mejor alta calidad.
De inicio, en la consola central vemos una pantalla de info entretenimiento de 9.3 pulgadas. La pantalla de información del tablero también ha crecido.
Otras novedades son el cargador inalámbrico, freno de estacionamiento eléctrico, sistema de audio BOSE e iluminación ambiental con ocho perfiles diferentes.

Los asientos son más grandes en la base y el respaldo es más envolvente. La cabecera ahora es más delgada, dando una sensación de mayor amplitud, lo cual debe mejorar la visibilidad al mirar por el retrovisor.

La versión deportiva tomará el nombre R.S. y los elementos que lo diferenciarán son: rejilla frontal con diseño de nido de abeja, rines de 17 pulgadas; así como el deflector frontal tipo Formula 1.
En el interior los asientos deportivos tendrá inserciones en fibra de carbono; volante forrado en cuero y pedales en aluminio. Los detalles en color rojo como cinturones de seguridad y pespuntes, no pueden faltar.

La marca no dió más características sobre motorización, así que tendremos que esperar al Autoshow de Ginebra, donde será presentado oficialmente.
Ojalá, Renault nos revele allí, más avances detalles las versiones híbrida E-Tech y la autónoma, proyectos destinados a lanzarse en 2022.

Facebook Comments