Seamos honestos…

Hace cinco años, apareció el FT-1, el concepto inicial con el que Toyota anticipaba un probable regreso del Supra. Obviamente, todos nos volvimos absolutamente locos de la emoción.
Cinco años después de aquel concepto, efectivamente el Supra ha vuelto (sí, la espera fue muy larga). Pero según los comentarios que hemos visto tanto en las redes sociales de #Rin18, como de otros medios, la recepción de la quinta generación del Supra está claramente dividida.

Pero ¿por qué? ¿cuál es la razón por la que el nuevo BMW Z4 Coupé (perdón, quise decir: Toyota Supra), es un auto tan controvertido sobre todo en la mente de quienes más amamos los autos? Al final, fue concebido justamente para este tipo de personas, ¿no?

Veamos. El Supra (Mk5) tiene un motor de seis cilindros en línea turbo de 3.0 litros 340 caballos y 365 libras-pie. Con esto, gracias a su caja automática de ocho marchas, puede acelerar de cero a 100 km/h en 4.3 segundos y su velocidad máxima será de por lo menos, 250 km/h (teóricamente, limitada).
Además de todo lo anterior, que de por sí ya suena muy bien, la repatición de peso entre ambos ejes es de 50:50. Su motor es delantero central longitudinal y su propulsión es trasera. ¡Pum!

A pesar de lo anterior, los petrolheads en todo el mundo parecen no tener mucha empatía al respecto, sobre todo los más puristas y aún más, los tuners.
Me parece que la antipatía empieza con el hecho de que el Supra no es fabricado por Toyota, sino por Magna Steyr en Austria en el mismo lugar que el nuevo Z4.
Además de que el Supra es fabricado muy lejos de Japón, luego del Autoshow de Detroit, sabemos que su exterior está fuertemente influenciado por el FT-1 concept, pero por dentro, el auto es sumamente similar al Z4 contemporáneo (al final son el mismo auto). Esto último, no ha gustado mucho…

Quizá, la característica que más aleja al Supra de sus raíces es el motor. Sí, la nueva generación también tiene un seis cilindros en linea con turbo (al igual que su antecesor inmediato). Sin embargo, el 2JZ-GTE tenía una gran capacidad para ser tuneado y el N55 de BMW, aunque es una joya, su construcción no aguanta tantas locuras.
Verás: El 2JZ-GTE, era un 3.0 litros con bloque de acero (un material muy muy aguantador) y cabeza de aluminio (material ligero que además disipa muy bien el calor) que aguantaba mucho abuso. Se sabe que un motor como este, puede llegar hasta los 700 u 800 caballos con las válvulas, pistones, bielas y cigüeñal originales. Además, en caso de romper la banda de distribución no se ‘desbielaba’. Por si fuera poco, Al ser originalmente un motor de compresión no tan alta, su flexibilidad para aumentarle la compresión era inmensa.
Recuerdas cuando en The Fast & the Furious (2001), Brian le regala un “10 seconds car” a Dom (un Supra hecho mierda)? Bueno, pues la reacción de Vin Diesel en esa escena, retrata perfectamente lo que el legendario motor 2JZ-GTE significaba.

Para mí, todo lo anterior no hace otra cosa que antojarme mucho más probar el auto. Hasta entonces, no me atrevo a decir más. Por supuesto, las expectativas son muy altas sobre todo si consideramos que los japoneses son unos genios, sobre todo, cuándo tienen que poner a punto un auto.

Por favor Señor Toyota, ¡no nos fallen! Se los suplico…

 

Facebook Comments