El convertible ahora en SUV.

Antes de hablar de este nuevo auto, recordemos que hace unos meses, durante el Autoshow de Ginebra, Volkswagen presentó un concepto retro del Buggy, un auto eléctrico que te permite pasear sin problema por la arena. Por otro lado, recordarás que el pasado mes, la marca despidió al Beetle, modelo que contaba con una versión Final Edition Cabriolet (disponible para algunos países), mientras que en México esta versión convertible estuvo disponible del 2003 al 2007.

Así que considerando la partida del escarabajo, Volkswagen no podía olvidarse del público que gusta de disfrutar los fines de semana al aire libre, por ello además de las dimensiones que tiene el nuevo T-Roc, éste es el auto indicado en la familia para ser descapotable.

La marca promete de inicio sólo dos versiones a gasolina: Style y R-Line. La versión Style contará con un motor de tres cilindros, 1.0 litros y 115 caballos acoplados a una transmisión manual de seis velocidades; mientras que la versión R-Line tendrá también tres cilindros, pero 1.5 litros y 150 caballos, como opcional esta versión podría incluirse la transmisión automática de doble embrague y con siete marchas.

Regresando al elemento más llamativo del auto, la capota fue diseñada de forma clásica, fabricada en lona y cuenta con un mecanismo electrónico que abre o cierra en sólo nueve segundos, aún cuando el auto este en movimiento con una velocidad menor a 30 km/h.

La seguridad no puede pasar desapercibida en ningún convertible, por ello el T-Roc Cabriolet cuenta con una barra antivuelco oculta, que en caso necesario, esta se despliega hacia arriba de las cabeceras traseras en una fracción de segundo. Además el marco del parabrisas, así como otros elementos estructurales han sido reforzados.

Aún no se ha confirmado si más adelante esta versión contará con el mismo motor 2.0 que la ya presentada a principios de año T-Roc R, sin embargo se agradece que Volkswagen haya desarrollado la versión R-Line, la cual cuenta con algunos detalles que la hacen ver más deportiva; no sólo en la estética, si no también en su interior, tal como la dirección progresiva dependiente de la velocidad a la que conduzcas.

Facebook Comments